28 ene. 2012

REFLEJOS METÁLICOS



Hay un desasosiego gris
en la mirada plata del día.
Aprisionan sus ojos
una alevosía que me hiere.

No me siento de aquí.
Soy una extraña.
La soledad reclama mi presencia
hacia el transepto del asfalto;
catedrales que no existen
emergen de las nubes del sueño.

Piso la antigua piel de las aceras
y ni aun heridas gritan...
ni viene nadie a rescatarlas
Mi silencio aúlla a la penumbra,
serpiente que se enrolla a mis tobillos
y me hace dar traspiés entre la lluvia.

Nace otro amanecer
que clava tu no presencia
a mi garganta con agujas.
Y me pierdo extranjera,
desterrada en la frontera del duelo.
Y mi ciudad, sin compasión,
me mira con rostro imperturbable
de reflejos metálicos.

6 ene. 2012

INOCENTES E INVISIBLES (28 DICIEMBRE 2011-INTERFERENCIAS)

Mapi, allá en los Berlines, tuvo la idea: ¿por qué no hacer una cena cuando vuelva para España en navidad y así volvemos a juntarnos como en Trasmoz? Enseguida le tomamos la palabra, sobre todo Adrián que desde Irlanda estaba deseando probar, otra vez, nuestra cerveza para irse hacia aquellas lejanas tierras con alguna comparación resuelta. Empezamos una larga retahíla de mails en los que se barajaban distintas expectativas para después: karaoke, tomar algo y reírnos, recital...
Creo que  fue Sergio el que incluyó el amigo invisible. A mi me dio un subidón tremendo, porque hacía mucho tiempo que no jugaba a eso...
Y se acordó hacerlo el día de los Inocentes, esto dió origen a un largo debate acerca de la inocencia y la ingenuidad, virtudes y desdoros y después de muchos mensajes, cien sin exagerar, durante un mes, eligiendo el nombre del futuro evento y mil cuestiones más. Hasta que ya entrados en fecha y sin llegar a un acuerdo se decidió que lo eligiera Eduardo que para eso iba a hacer el cartel y así, sencillamente, zanjamos la cuestión: Inocentes e invisibles decidió.


Y llego el esperado día y Marta aún enferma y después de salir de urgencias e irse para su casa resignada, nos obsequió repentinamente con su presencia, apareciendo de improviso en la cena, entre los gritos de alegría de todos que no la esperábamos. No la dejo quedarse en casa la responsabilidad de traer su "poeta invisible" para que Marcos no se quedara llorando como si de él no se hubieran acordado los reyes. Si  podría haber pasado o no, no lo sabremos porque no se dió lugar...
Reconozco que no sólo fue la poesía, la reunión, la cena y el juntarnos después en el Interferencias  con amigos  que vinieron a escucharnos: Rhut Benabarre, Isabel Izquierdo y otros... y el honor de que se nos uniera Diego Palmath al recital. Todo fue perfecto y agradezco el granito de arena de todos: Fran Picón, Rafa Luna, Sergio Gómez, Marta Fuembuena Loscertales, Barbara Millaray, Marcos Callau, Adrián Flor, Elia García Zarranz, Diego Palmath y especialmente a Mapi Freixas y Eduardo Fariña que, además,  nos presentaron con todo el saber hacer y la naturalidad que siempre les acompaña.
 ¡¡¡Hasta la próxima!!!